Opciones para promocionarse por Internet

Publicado el 26-08-2010

Internet es una gran ventana al mundo que ofrece la posibilidad de comunicarse de maneras diversas con muchísima gente. Como no es de extrañar, en todo lugar que hay una gran afluencia de público se aprovecha la ocasión para hacer publicidad.

 

En Internet hay muchas maneras de hacer publicidad, hablaremos no obstante sólo de las 3 que suelen dar mayor rentabilidad a las empresas: SEO (Search Engine Optimization [optimización en buscadores]), SEM (Search Engine Marketing [marketing en buscadores]) y SMM (Social Media Marketing [marketing en redes sociales]).

SEM (Search Engine Marketing):

Sin duda una de las más utilizadas, sencillas, rápidas y rentables a corto plazo. Consiste en hacer salir anuncios en Google cuando la gente busque palabras relacionadas con los servicios o productos que nosotros ofrecemos. Esos anuncios tienen un título y una breve descripción. El título, además, enlaza con la página web que nosotros queramos, pudiendo poner allí toda la información que queremos que reciba el posible cliente. Los anuncios aparecen en la columna derecha de los resultados de Google, y a veces, en la parte superior de la columna izquierda (la parte resaltada en verde de la imagen superior).

Puesta en marcha: si la web ya está creada, tan sólo se tarda entre 15 minutos y 1 hora en poner en marcha la campaña de anuncios y luego hay que esperar entre 1 hora y 5 horas normalmente para que Google valide tu anuncio (pues el anuncio debe cumplir ciertas condiciones).

Mantenimiento: conviene ir haciendo un seguimiento de la campaña cada 15 días aproximadamente por tal de observar los resultados y hacer modificaciones en la misma intentado optimizarla poco a poco. Es bueno generar análisis mensuales y observar los datos de rendimiento para tomar consideraciones si fuera necesario.

Precio: el precio de la campaña SEM lo determinan dos factores: la inversión que se quiera realizar en Google y el precio mensual que cobre una empresa especializada por gestionar la campaña. La parte de Google funciona de la siguiente manera: se destina un presupuesto diario a Google (por ejemplo 4 euros), tu anuncio irá apareciendo a medida que la gente busque cosas relacionadas con tus servicios o productos, cada vez que alguien haga clic en el anuncio y visite tu web tendrás que pagar a Google una pequeña cantidad (el CPC, Coste Por Clic) de por ejemplo 0,50 euros. El anuncio seguirá saliendo hasta que la gente haya clicado tantas veces en tu anuncio que se haya cubierto tu presupuesto diario (en el ejemplo que vamos siguiendo se reciben 8 clics (y por lo tanto visitas a la web) al día. El CPC, coste por clic, depende de la competencia que haya para poner anuncios según los que busque la gente. Por ejemplo, si tu quieres que tu anuncio salga cuando la gente busque "restaurante Madrid" el CPC será alto porqué hay mucha competencia. Si quieres que tu anuncio salga cuando la gente busque "comprar camiseta "comprar camisa cachemir Sevilla" el CPC será más bajo dado la baja competencia. En cuanto al precio que suelen cobrar las empresas especializadas suele estar entre los 100 y 300 euros según el volumen de la campaña.

Ventajas: rápido, pues en pocas horas se tiene la campaña funcionando, y accesible a todo el mundo pues con una pequeña inversión de 200 euros se puede hacer una prueba de un mes y rentable, pues los anuncios sólo llegan a gente que está interesada en los productos y servicios que se ofrecen y sólo se paga cuando la gente visita tu web

Desventajas: Aún siendo muy rentable hay opciones que pueden dar mejores resultados a largo plazo.

SEO (Search Engine Optimization):

Consiste en hacer salir la página web de una empresa en los resultados naturales de Google (columna izquierda de los resultados, resaltado en marrón en la imagen anterior). Mediante diversas técnicas de creación es posible hacer que una web salga en los primeros resultados de Google para determinadas búsquedas. En estos casos el cliente también podrá ver el título de la web y una descripción algo más extensa que en el caso anterior. Haciendo clic en el título el cliente accederá a la página web que se está promocionando.

Puesta en marcha: la puesta en marcha es bastante lenta, pues, para poder posicionar una web hay que utilizar dos tipos de técnicas. El primer tipo de técnicas Google suele tardar una semana en asimilar la faena realizada, en el segundo tipo de técnicas Google puede tardar unos 3 meses en asimilar la realización de estas tareas. Según la competencia que haya se podrá recurrir sólo al primer tipo de técnicas o bien será necesario utilizar también el segundo tipo de técnicas y habrá que esperar más para que la web esté posicionada.

Mantenimiento: una vez conseguido un buen posicionamiento en Google no se pueden bajar los brazos. Hay que seguir realizando tareas de posicionamiento externas a la web para no perder la posición. Con aquellos conceptos de más competencia se crea una "carrera" por las primeras posiciones donde si te despistas tu competencia te pasa por delante.

Precio: se paga sólo a la empresa especializada en SEO, y el precio de estas campañas suele ser bastante elevado, pues suponen un buen número de horas a lo largo de varias semanas para lograr buenos resultados. Además, centrarse en sólo una búsqueda puede no resultar rentable y hay que posicionar la web para muchos conceptos clave de búsqueda de la gente. Se suelen hacer campañas de un año (debido al retardo en los resultados en Google) y el precio puede estar entre 3.000 y 30.000 euros al año. Eso sí, hay que intentar negociar con la empresa que os realice el servicio que nos cobre en función de los resultados obtenidos; lo ideal es pagar una cantidad simbólica por el servicio y si logran un buen posicionamiento pagar por ello.

Ventajas: en este caso no se paga por cada clic en nuestro enlace, por lo que la web, una vez bien posicionada, seguirá apareciendo de las primeras aunque nos hagan mil clics al día y sin tener que pagar nada a Google por ello. Por otro lado son campañas que suelen ser muy rentables a largo plazo y que atraen muchas visitas a la web.

Desventajas: dada su complejidad y alto coste no es accesible para todas las empresas.

SMM (Social Media Marketing)

Consiste en hacer publicidad en redes sociales. El primer paso es crear una página o un perfil de la empresa en la red social. A continuación hay que gestionar unos anuncios en la red social que se irán pagando por clic (como en SEM).

Puesta en marcha: La puesta en marcha es relativamente sencilla, consiste en crear la página y pasarse unas horas haciendo la gestión de los anuncios de la manera más óptima posible.

Mantenimiento: al igual que en SEM, es conveniente hacer un análisis de resultados bisemanal para que éstos sean analizados y se puedan ir haciendo pequeñas modificaciones para optimizar la campaña. También es conveniente analizar las estadísticas mensuales de la campaña.

Ventajas: El gran potencial de este Marketing viene dado por dos factores: por un lado la gran base de datos que tiene la red social de los usuarios conociendo sus gustos, aficiones, localidad y un larguísimo etcétera, cosa que permite filtrar a los destinatarios de los anuncios llegando sólo a aquellos que tienen el perfil que nos interesa, y por otro lado está el hecho de que cuando los usuarios que lleguen a nuestro perfil/página de la red social se adhieran, la propia red social comunicará de manera automática a todos sus contactos que ha dicho usuario le ha gustado nuestro perfil/página, creándose así un efecto viral muy potente.

Categorías: Marketing Online

Comprate este artículo

Comenta este artículo

Web Project & Online Marketing Proogresa S.L. © 2019 | Condiciones Legales | Política de Privacidad | Política de Cookies | Mapa del Sitio | Compliance